Pentagrama Nacional

El sanjuán “Pobre corazón”

Guillermo Garzón Ubidia

Guillermo Garzón Ubidia

Guillermo Garzón Ubidia

Nace en el histórico cantón Otavalo, Imbabura, el 25 de febrero de 1904 y muere en Otavalo, el 2 de marzo de 1975. Fue hijo del famoso pintor Luis Garzón Prado y de Mercedes Ubidia Barahona.

De aptitudes multifacéticas: músico (tocaba la mayoría de instrumentos, su especialidad la flauta), compositor, pintor, escritor, maestro; colaboraba con el diario El Día y para el periódico Avance, director fundador del conjunto Alma Nativa que se presentaba en la HCJB, nombre que fue cambiado después por el de Los Nativos Andinos, cuando se pasaron a Radio Quito en 1940. Se desempeñó de profesor de dibujo y pintura de la Escuela Militar y en los Normales Juan Montalvo y Manuela Cañizares de Quito, Colegio Federico Herbert y Universidad de América de Bogotá y hasta antes de su muerte fue profesor del Colegio Nuestra Señora de Fátima de Ibarra. Trabajó para las radiodifusoras El Prado y El Palomar de Riobamba, HCJB de Quito, La Voz del Tungurahua de Ambato y Radio Santa Fe de Bogotá.

Fue llamado por el dramaturgo colombiano Luis Enrique Osorio para fungir como Director Artístico de la Compañía Bogotana de Comedias, país donde permaneció dieciocho años, retornando luego a vivir en Ecuador. Recibió varios homenajes y reconocimientos tanto en vida como post-morten, fue condecorado por el Ilustre Municipio de Otavalo y en la fuente del Punyaro existe un mural en su honor, realizada por el artista Edwin Rivadeneira.

Ha compuesto alrededor de 300 obras de música popular, siendo sus composiciones más importantes los pasillos La ventana del olvido, Honda pena, en letras del poeta colombiano Carlos Villafañe, Luciérnaga en la letra del poeta también colombiano Guillermo Valencia Castillo, Lejanas tierras, Amor perdido, Desolación, Corazón, Chirajo de ruana, Resignación, Angustia eterna, Ojos maternales, Suspiros, aire típicos: Compadre péguese un trago, Sin dinero, Negrita linda, Carishína, el danzante Árbol, los sanjuanitos: Indiecito de Punyaro, Rondador, A dónde iremos, Carabuela, Pilche de chicha, Fin de fiesta, Runa Suerte, Yuyaringue, Por tu mal pago, Curislzunguito, Gato encerrado, los cachullapis: Dulce pena, Chumadíto cualquiera, El querendón, Quien da pan a perro ajeno, los pasacalles: Dulce llamada, Inocentes, el yaraví Presentimiento, la jota Chicha de la Santa, el albazo Juyayay, la chilena Que viva el taita del guagua, numerosos villancicos y música inédita creada en Colombia, también con ritmos de aquel país.

Fueron sus destacados intérpretes la cantante Carlota Jaramillo, dúo Benítez-Valencia, Los Pibes Trujillo, Los Nativos Andinos, etc. y las siguen grabando nuestro jóvenes artistas.

Historia de la canción

“ ..el atardecer campesino en Otavalo. El retorno del indio, tras su faena agrícola, arreando el ganado, y cantando sanjuanitos, acompañado de rondadores y flautas le inspiraron para crear Pobre corazón…”

Es de sus primeras composiciones, la hizo cuando tenía 15 años de edad, creada en 1917 en Otavalo para una velada de fin de año de la Escuela 10 de Agosto. Sus motivaciones son puramente folklóricas, ya que le gustaba mucho la música indígena otavaleña, su cadencia, melancolía y su tonalidad. El Sanjuán es un ritmo poseedor de una belleza basada en la sencillez, tanto en letra como en música, que se ha ubicado en el gusto popular, prueba de esto es que hasta en los diferentes eventos deportivos del país se canta Pobre corazón como parte de su desarrollo y animación.

La creación del sanjuán ha sido impugnada y reclamada como autoría del compositor chimboracense Luis María Gavilánez Díaz, que sus hijos tienen suficientes pruebas. Tema expuesto a aclaración.

Pobre corazón entristecido,
ya no puedo más soportar.

Y al decirte adiós, yo me despido,
con el alma, con la vida,
con el corazón entristecido,

Ya no puedo más soportar.