Opinión

Es hora de la reflexión

 

Dr. Hugo Lucero L.

Por: Dr. Hugo Lucero L.

Con preocupación vemos que el Ecuador se encuentra dividido o polarizado,  en lo que lo denominó el actual Presidente: “el de los buenos y el de los malos”, pero que desde nuestra visión: entre quienes desean seguir con la autodenominada “Revolución Ciudadana” y  por quienes desean un cambio, a los 10 años, de un mismo personaje, de una mismo partido político y de una misma forma de  gobernar. Se ha hablado mucho de la situación política actual, que realmente no es de las mejores, pero también creemos que ya no es oportuno redundar en lamentaciones y reclamos, sino más bien reorientar a la ciudadanía para un actitud proactiva, evitando divisionismos manejados por interesados en seguir en el caos, para pescar a río revuelto en función de personales y protervos intereses.

Independientemente de los resultados de las elecciones, es hora de la reflexión y pensar que todos somos ecuatorianos, que todos hacemos patria y que todos debemos aportar para la paz social. Olvidemos de la confrontación negativa que tanto daño nos ha hecho, de la existencia de ecuatorianos buenos y malos,  de ricos y pobres enfrentados, de la necedad de seguir por un mismo camino que creemos no fue de los mejores, y de la idolatría hacia algunos personajes que como humanos son pasajeros y no libres de debilidades.  Es  hora de  respetar las diferencias, que es importante el disenso y sobre todo también que es necesaria la oposición, evitando accionares dictatoriales en contra de las mayorías. Es hora de la reflexión, al no desear ni permitir  que nuestro Ecuador se convierta en un país dividido, en donde impere la diatriba y la fuerza, y en el cual se esté fraguando un división irreconciliable como sucede en nuestra hermana República de Venezuela, en donde los que más sufren son las mayorías representadas por los pobres y los fanáticos de un caudillo y de una corriente.