Opinión

Rendición de cuentas | Opinión: Hugo Lucero L.

Dr. Hugo Lucero L.

Por: Dr. Hugo Lucero L.

Con rendición de cuentas nos referimos a la obligación que tienen las autoridades del sector público y privado de dar a conocer a la ciudadanía sobre su accionar en el cargo que desempeñan. En lo público, la rendición de cuentas se lo haría a la población a la cual sirven, como obligación y no como un favor o en respuesta a un voto o compromiso partidista.

En estas famosas rendiciones de cuentas, es frecuente escuchar en los informes lo que se ha realizado, pero en ningún momento se coteja con los ofrecimientos de campaña, que casi de seguro no coinciden y por ende pasan por desapercibidos, y cuando alguna vez se roza este penoso asunto, suele aparecer una serie de justificaciones para enmascarar la demagogia y no mostrar la ineficacia. Recodar que los funcionarios ganan por atender al pueblo, sueldos generados de los impuestos y otras contribuciones de hombres y mujeres que luchan por un anhelado mejor futuro.

 

Calzado Sebastián

 

Llama la atención, sobre todo en  nuestras zonas, que  la rendición de cuentas  se lo realiza con la presencia obligada de grupos partidarios políticos y afines, además de funcionarios públicos “propios”, que se encargan de los aplausos acordados, presencia además de actos musicales, bocaditos, caramelos y un sinnúmero de papelería que contienen “bonitas” fotografías, que creen que podrían impactar a la ciudadanía, en desmedro de un presupuesto asignado para realizar obras en beneficio de las mayorías.

Si lo expresado aterrizamos en lo local, es de desear que la rendición de cuentas sea lo más objetivo y concreto posible, evitando las justificaciones de omisiones y desaciertos, que lo expuesto sea comprensible para todos, que se de paso a las interrogantes y cuestionamientos que merecen ser aclarados, que se hable claro y directo, y que sobremanera, prime la sinceridad ante una colectividad que manifiesta inconformidad al accionar de sus autoridades.

Ver más: