Mundo

Solo fotos quedan de migrantes desaparecidos

Sus fotografías permanecen bien conservadas en sobres de manila en los archivos de la oficina de la organización 1800 Migrante, en Cuenca. Algunas tienen nombres impresos y otras escritos a mano.

Están las fotos de: Luis Salazar, Jorge Jara, Lourdes Llivisupa, Pablo Vélez, Rosa Llivicura, José Llivicura, Jorge Siguenza, Mariana Chacha, Manuel Castro, Alberto Buñay, José Tacuri y María Quizhpi.

Asimismo las de: Rosa Llivipuma, Hernán Quichimbo, Rosa Ortuño, Mario Lojano, Jaqueline Punin, María Saguay, Segundo Calle, Gladis Guartazaca, Wilson Jarama, Carlos Marín, María Guamán y Alberto Buñay.

 De otros, el grupo 1800 Migrante solo tiene sus datos personales, que han sido proporcionados por sus familiares, quienes llevan incluso décadas búscandolos sin mayores resultados. En la lista hay menores de edad.

Todos ellos desaparecieron mientras viajaban de manera ilegal hacia los Estados Unidos (EE.UU); algunos en Centroamérica, otros en México y una buena parte, según se estima, en la frontera estadounidense.

110 desparecidos

William Murillo, vocero de 1800 Migrante, explicó que tienen un registro de unos 110 compatriotas extraviados, la mayoría oriundos de las provincias de Azuay y Cañar. También hay de Loja, Chimborazo y Pichincha.

“Es muy difícil buscarlos, en todo el tiempo que llevamos trabajando apenas hemos apoyado a encontrar a dos personas de Cañar… Para esto trabajamos coordinadamente con la policía de EE.UU y Guatemala…”, dijo.

 Y de acuerdo con Murillo, esto se debe a la falta de un trabajo coordinado entre las autoridades del Ecuador con los diferentes países identificados como ruta de paso para llegar a EE.UU.

Murillo propone que se cree un banco de datos de ADN (información genética) a nivel regional en el que permanezcan las muestras de todas las personas que tengan familiares desaparecidos.

Propuesta

“Con esto entonces se facilita coordinar con los diferentes países para llevar las muestras y cotejarlas con las de los cuerpos que se encuentren en sus morgues por ejemplo… Con eso muchos migrantes serían reconocidos…”, precisó.

Mario Lojano, de 24 años, uno de los desaparecidos que consta en la lista de 1800 Migrante el 7 de julio del año 2014 dejó a su esposa Rosa Pintado y a sus cuatro hijos para viajar de manera irregular a EE.UU. Vivía en San Joaquín, en Cuenca.

María Teresa Lojano, su madre, contó que dos semanas después el joven se comunicó para informar que estaba en México Distrito Federal (DF). Nunca volvió a saber de él.

La familia del compatriota vive una completa incertidumbre. Sus condiciones de extrema pobreza agravan aún más el problema dado que no tienen recursos económicos para emprender su búsqueda. (CSM)-(I)

REPATRIACION

Este viernes en la comunidad La Merced, del cantón El Pan, en la provincia de Azuay, fueron sepultados los restos de María Dolores Borja Cabrera, de 28 años. En su familia hubo desconsuelo, pero también tranquilidad.

Ella desapareció en el año 2013 cuando intentaba ingresar por la frontera a los Estados Unidos (EE.UU.). Ese mismo año fue hallada muerta en un sector conocida como Rancho de la Mariposa Brooks County, en Texas.

Sin embargo, permanecía sin ser reconocida, hasta el año pasado que su hermano Telmo Borja Cabrera, quien vive en EE.UU. conoció sobre el hallazgo por medio de la página de Facebook Desaparecidos y sin Reclamar en la Frontera.

Elvira Cabrera, madre de Borja, contó que casi perdió las esperanzas de encontrarla, pues pasaron muchos años sin saber nada de ella. El cadáver llegó repatriado esta semana. La joven deja una hija menor de edad en la orfandad.
Su cuerpo fue hallado junto a un dibujo en papel cuadriculado blanco como el nombre María Cabrera escrito a mano.

DETALLES

En julio de 2007 siete ciudadanos de los cantones de Chordeleg y Gualaceo desaparecieron en Colombia en su ruta a los Estados Unidos (EE.UU.). Solo uno apareció pero con una enfermedad mental.

Según 1800 Migrante el modo de contratación de “coyotes” también a cambiado, pues ahora incluso estos traficantes de personas son contactados de manera directa en Estados Unidos (EE.UU.).

Fuente: El Mercurio