Opinión

VIOLENCIA NO VISIBILIZADA

Dr. Hugo Lucero L.

Por: Dr. Hugo Lucero L.

La prensa escrita y hablada, la televisión, la academia, los educadores, los estudiantes, la gente en todos los espacios desde los mercados hasta en el comedor y en las fiestas, todos hablan de la violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes, del feminicidio, de la violencia contra la mujer, pero, pocos o ninguno hablan de la violencia desatada, desde tiempos atrás, contra la mujer adulta mayor. ¿Es que acaso las “viejas” dejaron de ser humanas o son como dijo el Papa Francisco: “productos de descarte”?  Que utopías de la vida, que mal agradecida está la humanidad, ya casi nadie se acuerda de ellas, acaso solo el viejo compañero (si vive todavía), o los familiares en espera de heredar un patrimonio.

La violencia contra la mujer adulta mayor comienza desde: la ausencia de verdaderas políticas públicas que la protejan, hasta el incumpliendo de las existentes; de la abusiva mantención de múltiples roles como son de madre, ama de casa, administradora, cocinera, lavadora, educadora, cuidadora, hasta portera, a pesar de su senectud; de la presencia solapada del machismo, que lo sigue soportando incluso dentro de su misma familia; de la violencia desatada en el transporte público como fuente inagotable de maltrato; de la generadora mayor de violencia como es la pobreza; de la violencia estructural mostrada públicamente en los establecimientos de salud, con el irrespeto hasta la discriminación en la atención y por fin, de la violencia humana extrema, manifestada en violaciones e incluso muertes de ancianas, que poco se conoce, más, a través del  morbo de una prensa que solo quiere vender.

Esta es una realidad, que nos muestra que también hay violencia y mayor contra las mujeres adultas mayores, que la sociedad no los quiere visibilizar en función de proteger a una mujer senil, que ha dado mucho y sobre todo ha entregado tantas vidas.

Hugo Lucero Luzuriaga

hlucerol@hotmail.com

Sin Comentario

Deja una respuesta