Opinión

Estimados Maestros:

Milton Calle Vallejo

Milton Calle Vallejo

Quizá ninguna fecha conmemorativa es más relevante y justificada que ésta que hoy recordamos.- El Maestro, amalgama perfecta de conocimientos y capacidad para transmitirlos.

Los miembros de la sociedad, son el resultado de aquello  que sembraron sus maestros. A mejor Maestro, mejor alumno.

Con los años acumulados, puedo valorar el inmenso efecto de cultivar con vocación y cariño la educación de los niños y adolescentes.- No es Maestro aquel que sólo imparte conocimientos y luego cuantifica su aprovechamiento. Maestro, es aquel que se interesa en la formación integral de las personas, que se constituye en guía, mentor y consejero de sus alumnos.

No obstante el inmenso aporte del Maestro a la sociedad, no es reconocido en la real dimensión de su importancia.- Siempre preteridos y postergados, han debido librar en todo tiempo ingentes luchas reivindicatorias en procura de que se reconozcan los verdaderos niveles que les corresponden.

Hacer cátedra, es hacer vida. Hacer cátedra debe ser la proyección de su conducta ejemplar.

Decir Maestro, es inferir de inmediato la personalidad de un  formador, de  un dómine.

En esta fecha tan importante y de plena connotación, a nombre de la Casa de la Cultura “Benjamín Carrión” Núcleo del Azuay, Sede Cantonal Girón, quiero expresar al Maestro la gratitud por sus desvelos y saludarlo reverente  en esta ocasión conmemorativa.-

No será el tráfago de los tiempos ni será la terquedad ni la contumacia de los ciegos del conocimiento y la cultura  los que mengüen la excelsitud del Maestro; antes bien, su lucha contra la ignorancia, estará siempre sobre la mezquindad de aquellos que alevemente tratan de desconocer o ignorar la magnificencia de la actividad magisteril.

La sociedad se construye a base del conocimiento como una edificación se construye sobre la base de su cimentación. La formación de ciudadanos cabales, es obra de ustedes y, en este empeño,  no deberán cejar por las oscuras actitudes de quienes consideraron que mantener al pueblo en la ignorancia es garantía de la detención del poder.

Os encarezco aceptar este modesto homenaje como una simple demostración  de respeto y afecto sinceros.

¡Adelante Maestro! que su lucha jamás termina.